Encuentro DIA 2020: reflexiones de una aventura virtual
Por: Gerardo Alquicira Zariñán
14 | 12 | 2020

La Comunidad DIA se reunió para darle significado a los aprendizajes que nos ha dejado la enseñanza y el estudio en casa, así como para celebrar este espacio de diálogo, reconocimiento y cuidado mutuo. Acompáñanos a rememorar los momentos más significativos de esta gran fiesta.

El pasado miércoles 9 de diciembre celebramos con brindis, juegos y mucha introspección el Encuentro Comunidad DIA 2020. A la celebración acudimos más de cien invitados, entre padres de familia, docentes, directores de centros educativos y miembros del Instituto DIA y de La Vaca Independiente, para abrir un espacio de reflexión en torno a los retos y enseñanzas que nos trajeron las nuevas condiciones educativas, así como para celebrar juntos todos los éxitos y el crecimiento que, individual y colectivamente, tuvimos en los últimos meses.

La reunión tuvo dos objetivos claros: darle un significado concreto a los aprendizajes que nos ha dejado la enseñanza virtual y reconocernos como miembros de una comunidad solidaria y  generosa que sabe escuchar e inspirar. Por ello, el encuentro comenzó con una pregunta general y sumamente reveladora: “¿Qué valor ha tenido la comunidad para ti en este periodo de aprendizaje en casa?” Las respuestas no tardaron en aparecer: unión, bienestar, acompañamiento, aprendizaje, apoyo, contención, motivación, reflexión y autodescubrimiento fueron algunos de los conceptos más destacados en esta dinámica.

Lotería del aprendizaje en casa

Al terminar la introducción, pasamos al primer juego de la velada: la lotería virtual de aprendizaje en casa. En esta versión, en lugar de jugar con tableros y cartas, se anunció una serie de objetos cotidianos que debimos buscar a nuestro alrededor (como bufandas, plumas, almohadas y auriculares), y al reunirlos los mostramos a la cámara al grito de “¡Lotería!”. Por supuesto, las risas fueron una constante en este ejercicio lúdico, donde más de uno tuvo que salir disparado de su asiento para conseguir los objetos de la lotería que no tuvo a la mano.

Punto de encuentro

En seguida, nos reunimos en grupos de tres para compartir cómo estamos terminando el periodo de aprendizaje en casa. Germán Ahedo, quien lleva tres años formando parte de la comunidad, externó que la experiencia ha sido enriquecedora, pues le ha permitido reconocer sus fortalezas y le ha proporcionado conocimientos invaluables para su mejora docente.

Por su parte, Rosa Elena Corona Monroy aseguró que en su grupo hubo un sentimiento general de “motivación por seguir adelante y seguir trascendiendo para abrir la mente y el corazón con las personas que interactuamos”.

Ana Lilia Esquivel escribió más adelante: “En mi grupo coincidimos con un sentimiento de agradecimiento hacia el Instituto y la oportunidad de compartir este espacio y festejar el trabajo de la Comunidad DIA”.

Reconocimiento de mis experiencias

En esta sección realizamos un gratificante ejercicio de introspección a través del papel y  el dibujo. La instrucción fue trazar una línea que separaba el ‘arriba’ del ‘abajo’ y preguntarnos dónde nos posicionamos de septiembre a diciembre en relación con la línea.

Alejandra Sansalvador contó que, al principio de la pandemia, hubo momentos en los que llegó a sentirse completamente sobrepasada por las circunstancias adversas, hasta el punto en el que muchas veces lloró cuando terminaba de impartirles clases a sus niños de primero de primaria dado que no estaba segura de que el mundo virtual podría garantizar el correcto desarrollo de su labor. 

Por fortuna, la respuesta no tardó en llegar, pues, según su relato, no pasó mucho tiempo para que hallara la forma de adaptar sus procesos, estrategias y recursos a la nuevos canales y comenzara a utilizar su don para encontrarle el lado positivo a cualquier eventualidad. Ese optimismo que nos transmitió a través de la pantalla su sonrisa inquebrantable, junto con “la vibra positiva de la Comunidad DIA”, la ayudaron a superar ese obstáculo con tanto éxito que sus alumnos ahora le escriben cartas para agradecerle su labor y preguntarle cuánto falta para que regresen a clases.

Aprendiendo en comunidad

La última reunión en grupos tuvo lugar inmediatamente después del ejercicio artístico. El objetivo fue encontrar puntos en común en las reflexiones que llevamos a cabo a través de nuestros dibujos y analizar cómo contribuimos cada uno de nosotros a esta comunidad.

“Salimos de nuestra zona de confort para regresar más fortalecidos”, “Un sentimiento de satisfacción”, “Agradecimiento, esperanza y superación de las dificultades”, “El apoyo de los padres preocupados por la educación de sus hijos” y el “descubrimiento y desarrollo de habilidades ampliadas” fueron algunos de los puntos de encuentro en las experiencias que nos dejó la educación desde casa. Por su parte, la colaboración, el compromiso, la escucha, la empatía y el acompañamiento fueron algunos de los aportes más comunes que los miembros hacemos a esta maravillosa comunidad.

Celebración

El segundo juego apareció después de este momento de reflexión y sirvió como preámbulo al brindis general. Se trató de una trivia acerca de la historia del Instituto DIA y de La Vaca Independiente, como los años de sus fundaciones y los cinco principios pedagógicos sobre los que descansan los vínculos de mediación. Las ganadoras recibieron como premio el libro sobre mediación publicado por el Instituto DIA: Un camino para ser y trascender,de Claudia Madrazo.

La bendición de la cercanía virtual

Del encuentro se derivaron algunas conclusiones generales acerca de lo que la Comunidad DIA representó para todos nosotros en estos tiempos difíciles, como que pertenecer a ella nos ha ayudado a desarrollar nuevas perspectivas y habilidades, y nos ha brindado una seguridad renovada.

También coincidimos en que la solidaridad de la comunidad fue crucial para superar los retos de la enseñanza en línea, y que la virtualidad, lejos de representar un obstáculo infranqueable para la educación, terminó por convertirse más bien en un canal maravilloso para el reencuentro, el diálogo y la apertura a nuevos conocimientos. A estas bondades de la tecnología y de la enseñanza en casa, alguien convenientemente las llamó la “Bendición de la cercanía virtual”.

Subscribe
Notify of
guest
1 Comentario
Inline Feedbacks
View all comments
ANA LILIA TORRES CHAVARRIA
ANA LILIA TORRES CHAVARRIA
4 months ago

FELICIDADES!!!!! COMUNIDAD DIA… UN ABRAZO Y UN SINCERO DESEO DE BIENESTAR Y EXITO PARA EL SIGUIENTE RETO ANUAL… GRACIAS NO SOLO POR LO APRENDIDO, SINO POR LO DEJADO EN NUESTRAS PERSONAS ….. 

Cargar Más
Subscríbete a nuestro boletín