Blog

21 Enero 2020

El arte de modular la voz en el salón de clases

...

Modular la voz es una herramienta crucial para mantener al grupo atento y transmitir la intención precisa, según el tema que se esté tratando.

Con este ejercicio podrás establecer normas sobre el volumen de voz para realizar distintos tipos de actividades.

Instrucciones:

  1. Muestra tu puño cerrado para señalar que con la mano indicarás cinco niveles de voz.
  2. Pulgar arriba. Indica silencio. Pide que muestren su pulgar para modelar la instrucción.
  3. Dedo índice y pulgar arriba. Indica un volumen de voz que se puede oír solamente si estoy a 10 centímetros de una persona. Modela este volumen de voz, acercándote al oído de algunas personas.
  4. Dedo medio, índice y pulgar arriba. Indica el volumen de voz que se utiliza cuando trabajamos en pequeños equipos. Para modelarlo, acércate a un grupo de 3 o 4 personas y platica con ellos con un volumen suficiente para que te comprendan, pero los demás no oigan. Es la voz que se usa cuando estamos planeando la estrategia de fútbol y no queremos que el equipo contrario escuche.
  5. Dedo medio, índice, pulgar y anular arriba. Indica el volumen de voz necesario para que el facilitador pueda ser escuchado por todo el grupo.
  6. Todos los dedos extendidos. Indica gritar, por ejemplo, en el recreo o en el estadio de fútbol (nunca en el aula).

¿Qué te parece esta estrategia? ¿Te animas a probarla? Platícanos cómo te va poniéndola en práctica.

Tania Aviña
Subscríbete a nuestro boletín