La mediación dia, un camino para la innovación social
Por: Patricia Cuevas
27 | 05 | 2022

En esta historia de mediación, Patricia Cuevas nos cuenta cómo ha integrado su carrera profesional de Relaciones Internacionales, su pasión por la educación y el sentido de responsabilidad social con la metodología de mediación dia.

Soy Paty Cuevas, estudiante de la Especialidad en Mediación Pedagógica del Desarrollo Lingüístico. Actualmente colaboro en el TEC de Monterrey (Guadalajara) como coordinadora de Vinculación para la Innovación Social, y soy responsable de varios proyectos de formación y conexión de estudiantes universitarios y profesores con experiencias en el ecosistema de innovación social.

Para llegar a este rol, hubo un proceso que inició con mi decisión de participar como Profesional de Enseña por México en 2016. En mis dos años en dicho programa, descubrí el potencial infinito de lo que es posible hacer dentro de un aula de clases y tuve mi primer acercamiento a los principios de mediación dia, con los que desde entonces he nutrido mis sesiones y planeaciones. En este camino, supe que lo esencial para que un aprendizaje permee es el ambiente que se crea y vive en el aula. Como facilitadora frente a grupo, pude ver de cerca que el establecimiento de rutinas, acuerdos y momentos para la convivencia y fortalecimiento del tejido comunitario dentro del aula hacen la diferencia en el aprendizaje. 

En específico tuve dos tipos de grupos: a uno le di seguimiento y guía durante cuatro semestres seguidos; el otro era el tipo que solo tuve durante un semestre. Con este último, la creación del ambiente se iniciaba cada semestre y apenas hacia el final del período se volvía parte de su modelo mental: la manera de trabajar, cuestionar y convivir en mis sesiones. Por otro lado, para el grupo al que le di seguimiento continuo hubo cambios profundos, una auténtica apropiación del espacio y tiempo de nuestras sesiones y, por lo tanto, un nivel de confianza entre nosotros que se amplió incluso hacia otros grupos. Este grupo representó una clara prueba de que la constancia y búsqueda de un territorio en común puede generar grandes posibilidades. Por ejemplo, llegar con una nueva invitación para orientarnos, trabajar, flexibilizar o hasta personalizar el aprendizaje era sencillo, ya que la aceptación y disposición del grupo estaba presente.

Pues bien, con la aplicación de los acuerdos de convivencia, los diferentes marcos de referencia, la co-creación, la escucha activa y el diálogo generativo, no solo construimos esos ambientes con estudiantes en las sesiones de mediación dia, sino que también logré co-crear junto con mis compañeros un espacio de profesores con un programa en educación socioemocional al que nombramos “SerEs”. Este proyecto definitivamente dejó huella en mi manera de comprender la transformación individual y colectiva y me siguió después de mi travesía en el programa de liderazgo de Enseña por México.

Patricia Cuevas

El antes de “enseñar”

Mi primera experiencia educativa fue dando clases de inglés. Este fue mi trabajo de medio tiempo mientras estudié la carrera en Negocios Internacionales. Aunque en apariencia era algo complementario en mi vida y completamente opuesto a mis estudios, poco a poco se fue convirtiendo en lo que más disfrutaba. Al ver en retrospectiva mis inicios dentro de un aula, puedo reconocer que los espacios compartidos que se abocan a aprender algo son donde más se cumple uno de mis propósitos personales y misiones de vida: crear y ser en comunidad. Me parece que hay pocas situaciones que se prestan como esta para ser vulnerables y modificarnos a nosotros mismos. Aunque no lo comprendía en ese entonces, ya se asomaba en mí este atisbo de gratitud y de lo completa que puedo llegar a sentirme en un espacio como este.

Como a muchos humanos nos pasa, luego de la universidad tuve preguntas sobre el sentido de vida que cuestionaron el significado de todo e impulsaron una búsqueda personal por la propia identidad y propósito. Todo ello, en combinación con la experiencia previa de impartir clases de inglés, me acercó a Enseña por México y ese fue un cambio de rumbo de vida permanente: elegí la educación.

La innovación social y la transformación de las problemáticas socioambientales

Desde 2018, con mi nuevo rol laboral, he vuelto a la educación universitaria, pero ahora del otro lado: como co-creadora de experiencias formativas y de conexión, específicamente sobre temas de innovación y emprendimiento social, y problemáticas socioambientales. Este rol ha supuesto una integración de los conocimientos que adquirí en mi carrera universitaria con el fuerte sentido de responsabilidad social y pasión por la educación que siento ahora. Por ejemplo, en la coordinación del Programa Honores de Emprendimiento Social, tengo la tarea de integrar equipos de estudiantes para trabajar durante un semestre la comprensión de una problemática social y su validación, el prototipo de una propuesta de solución y el piloto con posibles usuarios de esta propuesta: dentro de la coordinación de estos equipos, se suscitan necesidades diversas para ampliar la comprensión de un problema complejo, indagar más sobre la población que vive en una u otra circunstancia, formular una propuesta de entrega de valor social o realizar un pitch para dar a conocer su idea. 

Sin embargo, aunque mis conocimientos técnicos en el ámbito más lógico de la creación de un proceso de valor, entrega y validación son importantes, no son lo único que me sirve para acompañar a estos equipos cada semestre. Lo más indispensable es mi capacidad de escucha y mediación hacia un acuerdo en común para cada grupo de estudiantes, y mis herramientas para que ellas y ellos mismos descubran y declaren sus siguientes pasos y caminen hacia la creación de proyectos tanto factibles e innovadores, como sensibles y conscientes. 

La necesidad que nos marcó

El momento en que volvió a mí esta necesidad de crear ambientes con una cultura de confianza y crecimiento en el aula fue el evento que tocó a todos: la pandemia. Mi gran pregunta: ¿Cómo hablar de problemáticas socioambientales con universitarios en un aula virtual?

La Especialidad en Mediación Pedagógica y Lingüística, la cual ya estoy por concluir, me invitó a afilar nuevamente este sentido de responsabilidad y posibilidad dentro del aula, aún en la virtualidad.  Los temas que planteo con mis estudiantes, más que un conocimiento, son una invitación determinante: la de develar su identidad como agentes de cambio en la sociedad. 

Patricia Cuevas en un modelaje de sesión dia

Para el equipo donde me encuentro en el TEC de Monterrey, el camino para emprender socialmente empieza por una búsqueda personal y de propósito que implica defender una causa y tomar la decisión de seguir trabajando hasta resolverla. Porque ser agente de cambio es el título más importante que puedes asumir, hoy los profesionistas debemos ser agentes de transformación donde sea que nos encontremos y en el ámbito en que nos desarrollemos. Sin duda, ese deber requiere valentía diaria, introspección constante, perspectiva sistémica, habilidades de colaboración y amplitud de perspectivas.

Hoy valido todo esto con lo que la metodología de mediación dia propone para caminar hacia ese desarrollo humano integral y a la transformación de nuestras realidades.

El reto de una conversación difícil

En mi contexto y sus periferias está emergiendo una necesidad clara, pero difícil de abordar: dejar de trabajar en silos, buscar la interdisciplinariedad, colaborar entre sectores, integrar estrategias sistémicas y dar continuidad a modelos de innovación vivientes. Nuestros modelos mentales y acción no pueden ser fijos, porque nada de nuestra naturaleza lo es y somos nosotros los que debemos retarlos.

Para seguir educándome y educando en innovación social hoy, observo la utilidad de la mediación en aquello que nos puede acercar a soluciones justas, integrales y que aspiren a ser eficaces: dialogar con otros, sobre todo con los más diferentes a nosotros, para conocer sus puntos de vista y experiencias y encontrar aquello que nos une, dar con el campo fértil donde nos podemos encontrar.

Hoy veo una respuesta en la mediación y en la construcción de un lenguaje que habilita, que observa de manera crítica los sistemas que hoy nos rigen y que es capaz de nombrar soluciones que nos den sentido de vida. En un futuro, me veo retomando el proyecto en educación socioemocional para docentes, sobre todo para integrar temas transversales que me apasionan, como la sostenibilidad medioambiental. Veo mucha riqueza en lo que puedo obtener si aumento mis capacidades de mediación y la considero hoy como una de mis herramientas esenciales. 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Cargar Más
Subscríbete a nuestro boletín